Practica la igualdad, marca la diferencia.

Una empresa que marca la diferencia es aquella que implementa acciones de promoción de igualdad de oportunidades y además lo realiza con estrategia, tanto para mejorar la gestión de su empresa, como para generar un impacto positivo en la sociedad.

Practica la igualdad, marca la diferencia, tiene como objetivo implicar a los hombres como agentes de cambio en las organizaciones. Hablamos de conciliación pero es necesario incluir la corresponsabilidad para promover un cambio real y eliminar la desigualdad entre el ámbito productivo y reproductivo: si los hombres cuidan, las mujeres sufren menos discriminación y dejan de ser vistas como únicas cuidadoras. 

Ahora bien, la implicación de los hombres como agentes de cambio no sólo pasa por los cuidados. Sabemos que hay cientos de aspectos relacionados con actitudes, estereotipos y prejuicios que afectan a las relaciones de trabajo, en las relaciones personales y por lo tanto en una adecuada gestión del talento y de las organizaciones. Por eso nos preguntamos ¿Innovas en igualdad o sólo tienes un plan? Dispongas o no un Plan de Igualdad, innovar implica incorporar a los hombres en las medidas de promoción  y establecerlas en los diferentes ejes estratégicos (selección, promoción, conciliación y corresponsabilidad, comunicación, prevención del acoso, etc…).